”Mi sueño y mi cotidiano”

465

Por Diana Sánchez

Día tras día con un rostro cansado y una mirada de sueños. Con zapatos rotos y ropa desgastada; así en las calles del gran Santo Domingo se encuentra el joven  (Panchito), el cual desde sus 9 años de edad, tras un infarto provocar la muerte de su padre, se vio en la obligación de salir a las calles con una “Limpiabotas”, y así ayudar a su madre Ana Maria Suero con el sustento del hogar.

Hoy día son más de 10 años dando sus servicios tanto a damas como a caballeros, por tan solo 25 y hasta 15 pesos cada limpiada de zapatos (dependiendo el lugar y el sucio de los zapatos). Diariamente atiende alrededor de 20 clientes pero, hay días en los que no aparecen ni siquiera 6.

Este joven inicia su jornada de trabajo desde las 7:00 de la mañana (horario efectivo para brindar el servicio a las personas que salen de casa a laborar). Regresa a su casa alrededor de las 10:00 de la noche, luego de haber trabajado, comido, y hasta estudiado; puesto que a sus 22 años de edad Jorge se encuentra cursando el segundo semestre de su carrera de Derecho, en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Lugar donde realiza el 70% de sus servicios como “Limpiabotas” y así ahorrar pasaje; ya que el lugar donde reside (El Capotillo) le queda un poco distanciado.

“Cansao de sobrevivír en el día y recostame en la noche, pero también agradecido de Dios porque tengo a mi madre viva, mis hermanito y claro; también a alguno compañeros de la universidad que avece me completan el pasaje si no me alcanza, no todos se ríen de mí, hay mucho que me tratan como su amigo y me dicen que yo puedo logra lo que yo quiero. Yo sé que un día yo seré otra persona en la vida, porque para eso yo sueño to lo día. Ademá yo se que Dio me va ayuda, porque yo ayudo a mi mamá y la biblia dice que el que ayuda a su padre y su madre Dio lo ayuda y yo le creo a Dios”. Con lágrimas en ojos, expresó Panchito.

En esta temporada navideña, dónde muchos sueñan con cambiar el vehículo o el móvil, dónde casi todo mundo piensa en comprar ropa nueva… Panchito sólo desea: que su madre y sus hermanitos no se enfermen y continuen a su lado, para que puedan ellos juntos ver llegar el año que se aproxima con esa humildad, la fe y esperanza que los caracteriza.

Para Panchito la vida es un proceso, una trayectoria de la cual te debes enamorar a ciegas, sin dar prioridad a los problemas… un proceso en el que debes avanzar, aún cuando el precio a pagar sea el sacrificio sin oportunidad.