El abril de Pedernales

0
170

Por Tony Pérez
Desde mi pueblo me ha llegado hace unos días una noticia triste que, por su impacto negativo en ese colectivo dominicano digno de urgente atención, debió entrar a los primeros planos de la agenda mediática. Se esfumó de inmediato, sin embargo, tal vez por los avatares políticos de estos días, que relegan todo.

Los pescadores se quejaban de que hasta el mar les da la espalda en estos momentos de apremios económicos.

Según ellos, pescar langostas, lambíes, chillos, meros, atunes y otros de gran demanda en el mercado nacional es como una lotería. Los pedidos que antes satisfacían con uno o dos días de trabajo, ahora, si hay un poco de suerte, pueden atenderlos en una semana mínimo. Lo mismo dirán los cangrejeros.

Y eso es grave.

Por mucho tiempo, allí, como en otros pueblos costeros, esos hombres han creído que tales productos son inagotables. Y esa inconciencia, azuzada por los débiles controles de las autoridades, los ha convertido en depredadores de su propio sustento.

La pesca con técnicas que no discriminan entre adultos y bebés, la destrucción de los corales y la violación flagrante a las vedas, han puesto en jaque la vida marina en el área de Pedernales. De los manglares, hábitat de cangrejos, ni hablar. Sufren un proceso de extinción acelerada y, en los que sobreviven, desentierran a esos crustáceos en plena etapa de reproducción.

En cualquier parte del territorio nacional, sobre todo en las zonas turísticas, los mariscos y pescados de Pedernales tienen fama. Los oferentes resaltan su calidad; como soporte usan hasta fotografías de nuestras playas y otros atractivos naturales. Pero esas emociones serán efímeras si las autoridades no adoptan medidas drásticas para la preservación de tales especies. Allí urge un plan de uso racional de esos recursos, para no arruinarlo todo por siempre. El empobrecimiento progresivo de la población no debería ser excusa para postergar el rescate. El Gobierno tiene que actuar ya. Si es en este mes, mucho mejor.

DANILO EN PEDERNALES

El 1 de abril de 1958 ha sido asumido como la fecha de formalización de Pedernales como provincia, aunque había sido creada el 16 de diciembre de 1957, como desprendimiento de Barahona. https://es.wikipedia.org/wiki/Pedernales_(provincia).

Cualquier día de este mes, el presidente Medina visitará la provincia para mostrar el potencial turístico a inversionistas extranjeros, según el adelanto de su ministro administrativo, José Ramón Peralta.

Excelente, buena fecha. Aunque un segmento de los perdernalenses ha recibido con dudas esa información. Y tienen razón; llevan muchos años escuchando que “las buenas nuevas” vienen en camino, pero no llegan.

Visita sorpresa o no, el presidente debe de llegar con algo más que un conjunto de empresarios. Un plan de emergencia para amortiguar la crisis actual, en lo que se planifica y ejecuta cualquier proyecto de largo aliento. El desempleo en esta provincia del suroeste fronterizo tocó fondo hace rato. Los pedernalenses que, por decisión u obligación, cargan aquella cruz, tienen que arañar cada día para conseguir algo de comer. Y esa situación los convierte en más vulnerables a las peores tentaciones, que en la frontera con Haití son variadas y recurrentes.

Veremos si en abril habrá renovación de esperanzas en aquel rincón de la República. Al menos, sabemos por boca de un muy influyente ministro que el presidente Medina lo visitará pronto.

No hay comentarios

Dejar respuesta