El exilio cubano “da asco”

0
67

Por Tony Pina

El exilio cubano desde ayer está de fiesta. Ya en Miami apestan y en Santo Domingo dan asco. Siempre los cubanos se pasan de contentos; e imagino que lo mismo ocurre en Madrid y, por qué no, en Ciudad México, donde también son apreciables por su presencia los anticastristas.

Y la razón no es para menos: Donald Trump ha decidido llevar de nuevo el hielo a Cuba.
Treinta (30) meses después de que Obama iniciase la apertura a la isla caribeña, Trump da marcha atrás y prohíbe el flujo comercial, limita los viajes y retoma la política del látigo contra el castrismo.

Trump, imprevisible en todo, sin embargo es demoledor contra todo lo que huela o se parezca a Obama. Lo mismo hizo, hace dos meses, con el Obamacare, aunque se ha quedado corto con en la mutilación de la política sanitaria.

Pero, mientras el exilio cubano se ha anotado una nueva victoria, Trump esta vez lo dejó todo

inconcluso, lo que no satisface a las boas insaciables de Miami, que querían la ruptura total de las relaciones diplomáticas, el cese de los cruceros y el cese de turistas a la isla.

La decisión de Trump tampoco restituye la política de “pies secos, pies mojados” que daba el privilegio a los inmigrantes cubanos de entrar sin visa a Estados Unidos. En ese sentido, los exiliados cubanos se quedaron guisando donde no guisan, pues serán repatriados donde quiera que se les sorprenda tratando de pisar suelo norteamericano.

Pero, el problema de los cubanos -de Miami o de la isla- es que les sacan los ojos hasta el que les da la comida. Se parecen mucho a los gatos. O si usted no lo cree, ya lo veremos. (Tony Pina)

No hay comentarios

Dejar respuesta