Inicio Internacionales De torturada a defensora de DDHH

De torturada a defensora de DDHH

AFP
Fue la primera mujer en llegar a la presidencia de Chile y en ser reelecta. La socialista Michelle Bachelet abrió camino a las mujeres en Chile antes de pasar a encabezar el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU. Médica de profesión, también fue pionera como primera mujer al frente de un ministerio de Defensa en América Latina.

Pero antes de llegar hasta allí debió sufrir en carne propia los rigores de la cruenta dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que asesinó a su padre y la torturó a ella y a su madre antes de mandarlas a vivir en el exilio.

Y aunque nunca profundizó en lo que pasó en el centro de torturas “Villa Grimaldi”, convertido hoy en un memorial para recordar a los miles de opositores que fueron detenidos, especialmente a los 236 ejecutados o hechos desaparecer, la amarga experiencia forjó el carácter que la llevó dos veces a estar al frente de la presidencia deChile.

Cuando era una veinteañera estudiante de medicina, Bachelet y su madre fueron detenidas por casi dos meses tras la muerte del general Alberto Bachelet, en marzo de 1974, arrestado el mismo día del alzamiento militar por mantenerse leal al gobierno del derrocado mandatario socialista Salvador Allende.

En 1975, ambas fueron expulsadas del país. Vivieron primero en Australia y luego en Alemania, donde Bachelet continuó sus estudios de medicina. Regresaron a Chile en 1979, graduándose tres años después.

Nacida en Santiago de Chile el 29 de septiembre de 1951, mujer, socialista, separada, agnóstica y madre de tres hijos -acumula casi todos los “pecados capitales” según ella misma ironizó- su ascenso en política fue casual.

En 1994, cuando ya había retornado la democracia, ingresó como asesora al ministerio de Salud. Dos años después, acomete su primera contienda electoral como candidata a alcaldesa de la comuna de Las Condes, en Santiago, un bastión derechista en el que consiguió el 2,35% de los votos.

En el año 2000 bajo el gobierno del socialista Ricardo Lagos, fue nombrada ministra de Salud. Dos años más tarde pasó a Defensa, convirtiéndose en la primera mujer titular de esa cartera en América Latina. Además de marcar un hito, el cargo le sirvió para reconciliarse con el mundo militar en el que se crió y que también marcó a fuego su vida.

Una foto de ella montada en un tanque del Ejército inspeccionando labores de rescate durante una inundación da inicio al “fenómeno Bachelet”. En un país donde se cuidaban al extremo las formas, su simpatía, carisma y cercanía hicieron subir su popularidad como la espuma.

Después de dejar su primer gobierno con una popularidad del 80%, Bachelet dejó Chile para dirigir desde Nueva York ONU-Mujeres, un cargo internacional desde el que propulsó el valor de las mujeres en política.

Pese a su proyección, aceptó volver a postular a la Presidencia de Chile en diciembre de 2013 para poner en marcha un ambicioso programa de reformas sociales que no pudo acometer en su primera gestión: reforma educativa, laboral y tributaria, que contó con una feroz oposición de los sectores conservadores y hasta de sus propios aliados que rápidamente le dieron la espalda, aunque el golpe más letal le vino de su propia familia.

Su hijo mayor, Sebastián Dávalos, -que trabajaba con ella en el gobierno- y su nuera, Natalia Compagnon, protagonizaron un sonado caso de corrupción tras ser acusados de tráfico de influencias y delitos tributarios, lo que derrumbó su popularidad al 15%, el peor registro de la democracia, y la sumió a ella en largos meses de agobio, acrecentando el carácter reservado que muchos le critican.

Y aunque al final de su mandato su popularidad repuntó en un 40%, Bachelet decidió retirarse de la primera línea de la política chilena.

“El turno hoy es de otros y otras. Es el momento que sean nuevas caras, nuevas miradas, nuevos liderazgos los que porten las banderas del cambio”, dijo al lanzar su nueva fundación en Santiago, cuatro meses después de dejar el poder.

Con zapatillas, menos repeinada y más relajada, Bachelet reapareció ante la prensa para cerrarle las puertas a una tercera candidatura presidencial con la que sus más leales partidarios soñaban, aunque su nuevo cargo en las Naciones Unidas le ofrece ahora la oportunidad de seguir haciendo historia.

Su designación este miércoles por el secretario general de la ONU debió ser confirmada por la Asamblea General del organismo., donde sin necesidad de votación, la expresidenta Michelle Bachelet fue proclamada “por aclamación” como nueva Alta, la mañana de ayer.

Bachelet sucederá al actual ocupante del cargo al jordano Zeid Ra’ad al-Hussein el próximo primero de septiembre.

El nombramiento fue aprobado por los 193 Estados miembros de la ONU. Anteriormente la exmandataria había sido nominada por el jefe de la organización internacional, António Guterres.

Todos los grupos regionales de Naciones Unidas destacaron la gran experiencia de Bachelet en este tema y expresaron que ha demostrado un gran compromiso en cuanto a los DD.HH.

Tras su designación la expresidenta de Chile manifestó sentirse “honrada” por la oportunidad y agradeció a la Asamblea General de la ONU y a todo el pueblo que la ha apoyado.

“Profundamente honrada de anunciar que a partir de septiembre, comienzo una nueva etapa como Alta Comisionada para los Derechos Humanos de ONU. Agradezco la confianza del Secretario General @antonioguterres y de la Asamblea General en el cumplimiento de este importante nuevo rol”, escribió la Bachelet en su cuenta oficial de Twitter.En esta línea, la expresidenta también agradeció por el “cariño” que recibió durante los últimos días de amigos y colaboradores.

Cumpliré con toda mi fuerza, energía y convicciones con esa gran tarea que busca darle dignidad y bienestar a todas las personas”, agregó la exmandataria Bachelet.

Por su parte, António Guterres expresó, “estoy encantado de que la Asamblea General haya aprobado a Michelle Bachelet @mbachelet como nuestra nueva jefa de derechos humanos. Bachelet es una pionera, una visionaria, una mujer de principios y una gran líder para estos complicados tiempos para los derechos humanos”.

Entre las nuevas responsabilidades de Bachelet están la denuncia de los abusos graves a los derechos humanos de las poblaciones o ciudadanos del mundo, y a su vez trabajar mancomunadamente con los diferentes Gobiernos para mejorar en esta materia.

En Santiago de Chile, en tanto, su nuevo periplo internacional abre incógnitas respecto de su impacto en la rearticulación de la oposición y la tesis que apunta a una eventual tercera incursión presidencial de Bachelet en 2021, que coincide con el último año de Guterres -si es que decide no repostular- a la cabeza de Naciones Unidas.

El Presidente Sebastián Piñera, sin embargo, valoró el nombramiento: “Es un reconocimiento al compromiso de la expresidenta con la promoción y protección de los derechos humanos (…). Le deseo éxito y sabiduría en este nuevo desafío”.

Compartir