Inicio Opiniones Leonelistas están callados

Leonelistas están callados

Por Alfredo Freites
alfredofreitesc@gmail.com

Los miembros del equipo político de Leonel Fernández dicen que trabajan en la recolección de firmas de apoyo para la candidatura presidencial del dirigente, pero lucen apagados.

La arrancada estuvo veloz. En poco tiempo alcanzaron el millón de ciudadanos que apoyan la candidatura de Leonel y luego se dijo que ya iban por el millón y medio. Se dice que para diciembre tendrían dos millones. Se hablan muchas cosas, pero el trabajo de colecta es callado y pasa inadvertido.

Se quería replicar en la capital del norte el éxito alcanzado con la reunión de leonelistas en el Centro Olímpico de la capital. Tal encuentro se había anunciado para estas fechas, ese evento mayúsculo en Santiago está frío.

Quizá los trabajos marchan, y la promoción esté sepultada por la tira y hala de los últimos días con la reunión del Comité Central que auguraba un aplastamiento a los leonelistas, pero que resultó en un pacto, aunque se vieran ripios de desacuerdos.

Parece ser una rutina que el partido mayoritario se convierta en la oposición de sí mismo. Estamos presenciando otra entrega de enfrentamientos similares a los que durante años patrocinó el PRD dejando a su paso una estela de nuevos partidos entre los que se cuenta el mismo PLD.

Las antagónicas pugnas del PRD, sazonadas con reforma constitucional reeleccionista, fabricaron dos réplicas “revolucionarias”: el PRSD y PRM, ninguno de los cuales hasta el momento ha logrado el poder.  El viejo toro, padrote político de muchos vástagos de todos los colores, se percibe en el fondo del potrero. Ha perdido bríos, pero siguen las confrontaciones corriendo por su sangre.

En cambio, en el PLD las divergencias no se han antagonizado. Los dos líderes han sabido manejar las confrontaciones, y aunque se especula con la división, Danilo Medina y Leonel se han despachado con visión de futuro. El PRM ha lanzado su candelita y ha hecho juego con los intereses danilistas en busca de una ruptura de los morados que los haga ganadores, pero la misma situación del partido opositor que es separado en dos liderazgos, impide la concreción de una fuerza unitaria mayoritaria. Esto ha favorecido al PLD que gobierna sin oposición externa. Al parecer los debates en torno a la Ley de Partidos distrajeron a las fuerzas leonelistas en su colecta de firmas y dan la apariencia de estar en receso o cansadas.  No se sienten.

Compartir