La corrupción de Odebrecht involucra a tres Gobiernos peruanos

0
201

Lima.- Ubicado en un cerro colindante al Morro Solar —que domina el extremo sur de la bahía de Lima—, el Cristo del Pacífico es un monumento de 37 metros de altura, construido a la imagen y semejanza del Cristo del Corcovado.

Puede ser visto desde cualquier punto de la Costa Verde y, por las noches, su sistema de luces lo hace cambiar permanentemente de color: del rojo al morado, del morado al azul.Fue una iniciativa personal del expresidente Alan García.

Sin prestar atención a las críticas —en aquel lugar ocurrieron episodios fundamentales de la Guerra del Pacífico y varios arquitectos han cuestionado su diseño y la construcción se hizo a espaldas de la municipalidad—, García anunció una donación de 30.000 dólares de su propio dinero. Se dijo que, en los días sucesivos, varias empresas brasileñas aportaron más de 800.000 dólares para completar la obra. La encargada de levantarlo fue la constructora brasileña Odebrecht, exonerada de cualquier impuesto o arancel.

El Cristo del Pacífico siempre estuvo bajo sospecha. El Colegio de Arquitectos presentó un informe que afirmaba que los costos estaban inflados, que no podía costar más del 10% de lo presupuestado. ¿A dónde había ido a parar la diferencia? Nunca se aclaró, pero todas las miradas se volvieron hacia Odebrecht. Jugando con el nombre del original, la inventiva popular terminaría bautizando a la copia como “Cristo de Lo Robado”.

Los negocios del gigante brasileño en el Perú se remontan a 1979. Desde entonces, ha participado en incontables proyectos de infraestructura, que incluyen carreteras, centrales hidroeléctricas, proyectos de irrigación, transporte de hidrocarburos o vías del metro. Esta semana, dentro de su acuerdo con la justicia estadounidense, Odebrecht reconoció el pago de 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios del Gobierno peruano entre 2005 y 2014.

La confesión involucra los mandatos de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

Como resultado de estas coimas, la constructora obtuvo unas ganancias superiores a los 143 millones.El pacto reseña dos casos. El primero se remonta a 2005, cuando un ejecutivo de Odebrecht tomó contacto con un alto funcionario gubernamental a través de un intermediario, que le prometió ayudarlo en una licitación.

Si ganaba, debía recompensarlo con el pago de una coima. La victoria se concretó y en los tres años siguientes Odebrecht realizó pagos de 20 millones a las compañías señaladas por este mismo intermediario.Aunque no especifica de qué obra se trata, todo apunta a la Carretera Interoceánica Sur (que enlaza al Perú con Brasil), el único proyecto ejecutado por la constructora entre 2005 y 2008, que estuvo bajo sospecha desde su adjudicación.

Entonces se registraron numerosas irregularidades y, para aprobar sus sobrecostos, debieron firmarse 22 añadidos al contrato original: inicialmente se presupuestó en 800 millones de dólares y terminó costando cerca de 2.000.

El segundo caso comenzó el 2008. Según el acuerdo, entonces Odebrecht participó en el concurso de una importante obra de transporte público. Accedió a pagar bajo la mesa 1,4 millones de dólares para influenciar a los integrantes de la comisión evaluadora de la licitación y recompensar a un alto funcionario del gobierno. Un año más tarde ganó el contrato, valorado en 400 millones. Se piensa que podría tratarse de la concesión del tramo 1 del metro de Lima, que se licitó por 410 millones, pero terminó costando 519 millones.

Las reacciones ante semejante escándalo no se han hecho esperar. El presidente del consejo de ministros, Fernando Zavala, ofreció una conferencia de prensa, donde dijo que el Ministerio Público viene realizando coordinaciones para recibir toda información, tomar acciones fiscales y judiciales.

Durante una visita a Yurimaguas, el Presidente Pedro Pablo Kuczynski dijo: “Los presidentes de esos periodos tiene que rendir explicaciones pero también hay que ver a quién se le pagó, porque hasta ahora solo hay una suma gruesa de 30 millones de dólares”.

“La relación entre Odebrecht y los últimos tres gobiernos siempre generó suspicacias”, dice el exprocurador anticorrupción Julio Arbizu: “La sobrevaloración de proyectos, el regalito del Cristo del Morro Solar o el trato preferencial que siempre recibió, alimentaron la duda.

Ahora tenemos la certeza de que malos funcionarios pagaron coimas millonarias a proveedores corruptos, por obras que no se sabe si servirán. Esta es solo la punta de la madeja. Los responsables políticos antes se salvaron, pero ahora se arriesgan a una extradición a los Estados Unidos. En su lugar, estaría muy nervioso”.

No hay comentarios

Dejar respuesta