La cuota de juventud: un artículo a la atrevida ignorancia

0
82

Por Jaime Rincón
Las cuotas más que un límite son un punto de partida a la inclusión. El secuestro de los partidos es una realidad que nadie puede negar, y la resistencia de sus cúpulas a un nuevo orden más democrático es visible en el día a día del quehacer político.

La cuota de la juventud sería el inicio real del relevo generacional en las estructuras partidarias, en un país donde nadie está dispuesto si quiera a darte el paso al cruzar la calle.

Siempre hemos escuchado decir “el poder no se cede, ni se pide, se arrebata” afirmación de la cual estoy totalmente de acuerdo, el asunto en cuestión es la forma de arrebatar, lo que cada uno entiende por arrebatar el poder o los espacios. Hoy en día concertar con propuestas y reglas claras en los acuerdos debe ser el primar paso.

Un grupo de jóvenes de distintas organizaciones políticas y sociales nos hemos unificado para llevar el mensaje a todos los sectores de la sociedad sobre la necesidad de establecer por ley un 25 % de cuota de juventud en las estructuras partidarias y de candidaturas congresales y municipales. Además del 25% de cuota de juventud, exigimos que el 25% de los recursos de los partidos sean utilizados para formación política; pero como el miedo y el desplazamiento está en la cuota solo se habla de ella.

PLD y PRM sin espacios para la juventud en sus estructuras

El último congreso celebrado por el PLD fue un reflejo claro de lo poco que le importan los jóvenes y el relevo democrático a los lideres de esta organización política, el descaro inició con establecer que para poder participar en las elecciones donde se escogerían miembros al Comité Central del PLD se debería tener mínimo 10 años de militancia en ese partido, cosa imposible para la mayoría de jóvenes de menos de 27 años.

En ese mismo congreso, el “Norge Botello” el Comité Político del PLD se reservó una cuota para señalar personas al Comité Central, por tal razón ese Comité Político no debe estar en contra de las cuotas y el planteamiento que los jóvenes de diversos partidos y grupos sociales estamos exigiendo, ellos -el CP- siempre la han utilizado, y muy mal por cierto, a su antojo.

Allí también se anquilosaron las estructuras medias del PLD, reeligiéndose ellos mismos, ostentando por más de 15 años, sin elecciones, el cargo de presidentes de intermedios. Los recuerdo a todos sin excepciones levantar sus dos manos para continuar en sus cargos una calurosa mañana en el pabellón de voleibol, donde le dieron un aplauso a Félix Bautista muchos más extenso que al propio presidente Danilo Medina, esto causó unos celos que acarrearon situaciones que en otro artículo detallaré.

Por igual el PRM, un grupo que para nada es moderno, arrastró los mismos vicios que debió dejar en el PRD. Sus presidentes zonales, el equivalente a presidentes de intermedios en el PLD, todos sobrepasan los 40 años de edad, exceptuando uno que otro caso y el PRM siempre con sus viejos robles inamovibles.

Las cuotas no son un límite

Con los detalles antes expuestos y con la seguridad de que en el partido número uno de la boleta no hay jovenes inscritos con menos de 25 años al menos que fraudulentamente los inscribieran como miembros teniendo 16, puedo decir que las cuotas son un punto de partida para ir educando y guiando a la democracia y que no son un invento, partidos como el PRD histórico siempre las han practicado e incorporado desde sus estatutos.

Un ejemplo de que las cuotas no son un límite puedo referirme al caso evidente de la circunscripción número uno del Distrito Nacional donde un solo partido en las pasadas elecciones llevó cinco mujeres y un solo hombre en su boleta, si la cuota fuese un mínimo solo se pudiese llevar dos mujeres allí y no más. Repito, las cuotas son un punto de partida, jamás un mínimo limitante.

Otro ejemplo es que las cuotas solo benefician aquellos que no pasaron del umbral de los votos, es decir, que si usted es mujer o joven si pasó el umbral de votos el beneficio de la cuota es de otro joven o mujer. Si en una circunscripción electoral son diez escaños congresales, de los diez escaños tocarían tres a las mujeres y dos a la juventud, de participación dentro de sus organizaciones políticas, como mínimo, nunca como límite. Esto quiere decir que si ustedes alcanzó el lugar del uno al cinco, sea usted joven o mujer esa cuota le toca a otros y aún así usted también pasa y estarían pasando más del mínimo que se tiene como cuota de punto de partida. Siempre a lo interno de los partidos, en las elecciones generales no se aplica cuota.

Muchos no entienden el mecanismo de cuotas y aún así hablan de lo que desconocen, cometiendo el error de desinformar sobre su aplicación y su posible aprobación como ley para el 25% a la juventud.

Elecciones internas y generales vs acuerdos Leonel/Danilo y el dedo elector del PRM

El objetivo de la cuota no es un reparto, ni una dádiva; estamos exigiendo que cada partido debe celebrar elecciones internas y que no se repitan las estocadas a la democracia que se efectuaron en el pasado proceso electoral y que aún vemos que continúan hasta en las elecciones gremiales donde están inmersos los partidos, siempre con el dedo elector.

Un acuerdo anti democrático entre Leonel Fernández y Danilo Medina, que muchos celebraron, coloca al PLD como el partido en el siglo XXI menos democrático del país, lo congela hasta finales del 2020, nunca he comprendido cómo jovenes pueden callar o defender eso.

Mientras que el PRM continúa cambiando de fecha la convención que le podría dar un avance significativo o le podría dejar en el atraso que viven como organización política en formación.

Muchos se preguntarán las razones de no hablar del PRSC o del PRD y les puedo decir; no vale la pena hablar de empresas privadas mientras se habla de política.

Me sumo al planteamiento de cambiar cuota por elecciones democráticas dentro de los partidos con árbitros imparciales, la eliminación del método d’hondt, poner un tope al gasto de las campañas, tipificar los delitos electorales y sus consecuencias, debate obligatorio en todos los niveles, voto director y universal para elegir a todos y que se vuelva al mérito por el trabajo en los partidos.

Jaime Rincón

jaimerinconrd@gmail.com

No hay comentarios

Dejar respuesta