La Liga y la dicotomía perredista

0
135

Por Manuel De Jesús Ruiz

En estos días en que los titulares de los medios de comunicación redundan entre Odebrecht, Valle Nuevo, y otros temas que acaparan el interés nacional, desde las bases populares, hasta los más aristocráticos intereses, fácilmente pasan inadvertidas las palabras del actual Ministro de Relaciones Exteriores, y presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas Maldonado.

El líder del partido que hasta hace pocos años reunía la mayoría de la masa votante dominicana, expresa, en busca de apaciguamiento, que la Liga Nacional Dominicana (LMD), no formaba parte de las negociaciones en las que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), guiados por el actual mandatario Danilo Medina, logró convertir al otrora mayoritario partido blanco en una sucursal morada, como poco antes el expresidente Leonel Fernández había  reducido al paupérrimo Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), casualmente, también ofreciendo como botín la Cancillería al desaparecido presidente del partido colorado, Carlos Morales Troncoso.

Mientras legisladores del partido blanco hablan de una ruptura en la alianza PRD-PLD, Vargas Maldonado expresa su conformidad con lo que le ha tocado en las reparticiones del gobierno, lo que refleja una dicotomía entre el sentir de las bases perredeístas y la alta gerencia de ese partido, que parece haber olvidado a sus compañeritos de abajo.

Entretanto el bloque de diputados del PRD se queja de la poca participación que han tenido en el gobierno, y su vocero en la cámara baja, Radhamés González, expresa que lo único que los morados han dado a los blancos es al Canciller, porque hasta los trabajos en dicha institución los nombra el Ejecutivo. Parecen ir más allá de Johnny Jones y la Liga Municipal Dominicana los disgustos de las entrañas blancas que sienten que no han tocado una ración suficiente del bizcocho nacional.

Aunque la elección del Secretario General de la  Liga Municipal Dominicana ha sido un juego de vencidas entre las dos principales corrientes del PLD, las cuales tenían como candidatos Ditren (Leonel) y Jones (Danilo), y por supuesto el participante por el reducido Partido Revolucionario (Cabrera), ha sido un espejo donde se refleja el futuro no tan lejano de lo que se puede esperar para próximos nombramientos, negocios políticos, y porque no, torneos electorales.

No hay comentarios

Dejar respuesta