Las legislativas de 2018 en EE.UU, un referendo sobre la presidencia de Trump

0
60

Solamente un 37% de los estadounidenses respalda la labor del magnate

EFE

Washington.- Las elecciones legislativas de medio mandato marcarán el devenir político de 2018 en Estados Unidos., en lo que tradicionalmente es considerado un referendo sobre el presidente en el cargo, en este caso el impopular Donald Trump, y donde los republicanos buscarán mantener su mayoría en el Congreso.

A partir de marzo, toda la atención en EE.UU. se centrará en las elecciones legislativas y los políticos se sumergirán de lleno en campaña.

El objetivo de los republicanos es romper la tradición, que apunta que el partido del presidente en ejercicio suele perder una media de 32 asientos en la Cámara de Representantes y 2 en el Senado, fruto del desgaste de gobierno.

En los comicios de noviembre se renovarán los 435 escaños de la Cámara de Representantes y un tercio de los 100 del Senado.

En la cámara baja los republicanos cuentan con una mayoría de 24 legisladores, mientras que en la cámara alta la ventaja es exigua y apenas es de dos senadores.

“La historia dice que vamos a perder la mayoría. Nuestro trabajo es desafiar la historia”, dijo Cory Bliss, director ejecutivo del Congressional Leadership Fund, uno de los principales comités republicanos de acción política, los conocidos como “súper PAC”, en una entrevista en la cadena NBC.

Trump, quien ha cosechado innumerables controversias y ha atacado sin tregua a la prensa, cuenta con uno de los niveles de popularidad más bajos de la historia reciente, con solo un 37% de los estadounidenses mostrando su respaldo a la labor del magnate.

No obstante, los republicanos confían en que la recientemente aprobada reforma fiscal, que incluye notables recortes de impuestos para empresas y en menor medida para los trabajadores, les ofrezca respaldo cuando los ciudadanos vean ampliarse sus nóminas.

“¿Por qué querrían los votantes inteligentes enviar a demócratas al Congreso en 2018, cuando sus políticas acabarán completamente con la gran riqueza creada durante los meses desde la elección (presidencial de 2016)?”, escribió hoy Trump en un tuit.

“La gente está mucho mejor ahora, sin mencionar el EI (Estado Islámico), los veteranos, los jueces, la dureza en la frontera, la Segunda Enmienda, los recortes de impuestos y más”, agregó.

Los republicanos creen también que el mapa les favorece, ya que los escaños más disputados en esta ocasión en el Senado se encuentran en manos demócratas: Indiana, Misuri, Virginia Occidental y Dakota del Norte. Y estos estados fueron ganados cómodamente por Trump en las elecciones presidenciales de 2016.

Por su parte, el senador por Nevada Dean Heller es el único republicano en liza en un estado ganado por Hillary Clinton el pasado año.

Ante este panorama, los demócratas parecen más confiados en dar la sorpresa en la Cámara de Representantes y apuntan a lo ocurrido en la reciente elección especial por el Senado en Alabama, donde el republicano Roy Moore, acusado por varias mujeres durante la campaña de abuso sexual cuando eran menores, en la década de 1970, perdió ante el demócrata Doug Jones.

El estado sureño, uno de los más conservadores del país, no escogía a un demócrata como senador en más de un cuarto de siglo.

“La lección de Alabama es que si presentas al candidato adecuado y el ambiente es el correcto, entonces nada sale del ámbito de lo posible”, explicó Lynda Tran, analista demócrata del grupo 270 Strategies, cercano al expresidente Barack Obama.

Los demócratas consideran fundamental convertir la ola de indignación generada por el polémico estilo y las políticas de Trump, especialmente entre las mujeres, jóvenes y minorías raciales, en entusiasmo para sus candidatos en la Cámara.

Una encuesta de este diciembre de NBC y el Wall Street Journal sobre intención de voto en las legislativas muestra a los demócratas con una leve ventaja de 4 puntos sobre los republicanos.

“La baja popularidad récord de Trump, no la aprobación de la reforma fiscal, explica en gran medida la creciente ventaja de los demócratas ante la pregunta general sobre a quién votarían si las elecciones se realizasen ahora”, apuntó Karlyn Bowman, investigadora del American Enterprise Institute, centro de estudios de tendencia conservadora en un reciente artículo.

Una política exterior desconcertante
Una política exterior desconcertante
El presidente estadounidense agitó el mundo en 2017 con una política exterior desconcertante, caracterizada por una aparente desconfianza ante los foros y acuerdos multilaterales y una retórica belicosa hacia un puñado de países, como Corea del Norte, Irán, Venezuela y Cuba. Trump rompió en sus primeros once meses en el poder los esquemas tradicionales de la política exterior estadounidense y los reemplazó por una mezcla de nacionalismo y militarismo que desorientó a los aliados de EEUU y envalentonó a sus rivales. Los contornos de la doctrina de Trump fueron tomando forma a lo largo del año y dieron contenido al lema “Estados Unidos primero”, que Trump había enarbolado durante su campaña electoral.

Sus elementos principales parecen ser “la protección de las fronteras estadounidenses, la defensa de la soberanía por encima de los acuerdos multilaterales y un importante impulso a las Fuerzas Armadas”, explicó a Efe un experto en política exterior en la American University de Washington, Gordon Adams. Esa filosofía implica “un firme rechazo al liderazgo de Estados Unidos, a la acción multilateral y a la promoción de la democracia”

que caracterizaron, en mayor o menor medida, la estrategia diplomática estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial, agregó. De continuar en 2018, la doctrina de Trump “acelerará el reequilibrio del poder global” a favor de “potencias emergentes como China, la India, Irán o Rusia”, a medida que el mundo “deja de buscar liderazgo” en un Estados Unidos desinteresado en el plano multilateral, pronosticó Adams.

También convirtió a Twitter en una especie de despacho virtual desde el que desató controversias que se convirtieron en la comidilla casi cotidiana de la prensa internacional.

No hay comentarios

Dejar respuesta