Los Responsables del reparto de candidaturas, qué vergüenza

0
258

Por Adán Peguero

Sin encuesta, sin convención, sin la utilización de un método que valide el liderazgo local; las autoridades municipales y la dirección de campaña del candidato presidencial pretenden presentar una boleta de compañeros que tienen muchos méritos, pero la forma de su elección no.

A diario veo compañeros que se han endeudado, que han hipotecado sus hogares, sus propiedades, y han quedado sin nada. Compañeros que han descuidado su familia, en pos de un sueño que pudo ser realidad si se les hubiese permitido competir. Este tipo de acciones son las que impiden el crecimiento de los dirigentes, no se respetan las legitimas aspiraciones de sus partidarios. Este irrespeto es que provoca la deserción y falta de motivación en el trabajo político de nuestros militantes.

Me he reunido en varias ocasiones con el candidato presidencial LUIS ABINADER y con todas las autoridades del PRM para defender a los precandidatos a regidores y diputados que trabajaron con nosotros y no he encontrado respuesta.

La última vez que vi a LUIS fue el 18 de febrero del 2016 y lo vi agobiado.

Los mismos personajes que vienen del PRD y que hoy están en nuestra organización lo tienen acorralado, chantajeado “Si no me pones a fulano en tal posición te hago un lio o me voy del partido” y otros simplemente se van, con sus razones unos, sin ellas otros.
Son los mismos seres que están gravitando en los municipios, los mismos que no quieren procesos porque saben que están cansados de ellos y que en cualquier certamen que participen las bases se las cobraran.

Ahora yo les pregunto a mis amigos ¿qué debo hacer?; ser parte del chantaje o irme del partido.

Mi respuesta es: ninguna de las dos; con la primera estaría beneficiando uno de los regidores que me apoyaron y olvidaría los demás y de esta forma ser parte del engaño que acostumbra la dirección partidaria, impidiendo el derecho legitimo de elegir y ser elegido. La segunda alternativa es abandonar la organización y pasar a otro partido; la traición, abandonar la lucha, ni el mercantilismo político han sido opciones en mi vida, aunque no afirmo que los que se han ido ha sido por uno de estos motivos.

En la construcción del poder hay que tener paciencia y coraje, LUIS es ejemplo de eso. No es fácil acabar con viejas prácticas pero todo lo que nos produce gran satisfacción es difícil.

No crean que me he sentido bien con lo que le ha ocurrido a los que me siguen como no me sentí bien con lo que me hicieron pero tengo paciencia y la certeza de que este será su último proceso haciendo diabluras. Cada día que pasa se debilitan más y se acorta su radio de influencia.

Más temprano que tarde los vamos a vencer y desde las posiciones alcanzadas pondremos en ejecución los principios de equidad y justicia social por los que tanto lucho PEÑA GOMEZ.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta