Inicio Opiniones Empeñar voluntades por fracciones de migajas

Empeñar voluntades por fracciones de migajas

Por Felipe Castro.

Cuando el ing. Miguel Vargas Maldonado asumió la presidencia del Partido Revolucionario Dominicano, en franca violación de los estatutos del partido, el día 7 de junio del 2009 electo por la Comisión Política, con 244 votos a favor, de una matrícula, que en ese momento era de 312 miembros, cuyo propósito fue apoderarse de la dirección de esa entidad política.

Para lograr ese objetivo, los estrategas de Vargas Maldonado, encabezado por Andy Dauhajer hijo, sobrevaluaron en el más amplio sentido de la semántica la simpatía de las bases perredeístas, en favor de Miguel, bajo el subterfugio de que este, contaba con el apoyo del 90% del universo de la militancia perredeísta, y que para tales fines el propio Miguel, eligió una Comisión Organizadora a su talla y medida, para que montara un Plebiscito para votar por el Sí, o el No, donde este era el único candidato y en el conteo de marras, sin fiscalización el sí obtuvo el 90% y por consiguiente el, era el “Líder indiscutido de dicho partido”.

Dos años después de Miguel Vargas, tomar las riendas del PRD, quedo en cuestionamiento, no solo el 90% de su popularidad, sino también la bien ganada credibilidad e imagen del propalado egresado de la Universidad de Harvasd, Andy Dauhajer hijo, con el contuso golpe electoral, dado por un campesinito de Gurabo egresado de un instituto del patio, que sacó al principal estratega de Vargas Maldonado del escenario publico enviándolo a las cavernas palaciega: y a su Frankenstein; Miguel Vargas al zafacón de la historia y al pantano de la indignidad, con la convención extraordinaria, que eligió el candidato presidencial para la elecciones del 2012, celebrada el 6 de Marzo del año 2011, donde el Ing. Hipólito Mejía obtuvo el 53.30 de los votos y Miguel Vargas saco el 46.70, como no gana, sino que arrebata, como no pudo arrebatar alego que peledeiístas y reformistas votaron a favor del candidato contendor y se convirtió en caballo de Troya e hizo sucumbir a su propio partido.

Al verse el presidente del PRD., reducido a su mínima expresión al perder la candidatura presidencial, este, prefirió traicionar el principal legado del líder histórico de ese partido; José Francisco Peña Gómez, al preferir migajas del poder corrompido en contraposición del poder mismo que él, y su partido podrían lograr de manera consecutiva.

En Vargas Maldonado primó la tesis de yo o que entre el mal; mal de otros consuelo de tontos.

El momentum político, le brinda y distiende una excelente oportunidad al círculo de poder que aun por fracciones de migajas le profesan lealtad al súbdito de los negocios y el dinero, que con cuya acción prefirió ser vasallo aliado al PLD., dicho circulo prefiere ser esclavo del PLD, que nobles unidos al PRD, sin Miguel Vargas, sabiendo ese reducido círculo que el PRD., en manos de Vargas Maldonado, es un gigante dormido y sin Miguel se constituye en el todo poderoso Rey David.

Miguel y su círculo de súbditos alquilados a palacio, están consiente que no existe la más mínima posibilidad de ganar un proceso (convencional limpio transparente) pautado institucionalmente por el Tribunal Superior Electoral que deberá producirse a mediado de Junio, no imparta que manejen la parte alícuota del financiamiento de partidos políticos, la cancillería más una parta de las instituciones estatales.

Esa convención que se dará por consecuencia de un mandato de una sentencia, será un evento interesante; porque será un match entre Miguel Vargas contra la Sociedad, que se sintió altamente frustrada, vejada, timada, estropeada y burlada aquel 20 de mayo del año 2014, que Miguel Vargas Maldonado, impidió que su contendor en ese evento Guido Gómez Mazara, no pudiera votar despejándolo a tiro limpio a él, y a una multitud de electores que hacían filas desde temprano de la madruga para votar democráticamente lo que el Trujillo en miniatura en todo el sentido de la palabra impidió y que el Tribunal Superior Electoral Mariano Rodríguez, Marino Mendoza, Mabel Feliz, Manuel Hernández Peguero, John Guiliany y la Junta Central Electoral del Márquez Roberto Rosario con sus mostrencas decisiones avalaron.

Acaso ¿Miguel entiende que la Sociedad no tiene memoria?

Felipecastro23@hotmail.com.

Compartir