Rechazan mediciones en Educación impuestas por organismos internacionales

Santo Domingo.-  Dirigentes y expertos en Educación de América Latina rechazaron la aplicación del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE, (PISA) para los países latinoamericanos por entender que no se adapta a la realidad de dichas naciones.

Al hablar sobre los resultados de PISA el ministro de Educación de Bolivia, Roberto Aguilar Gómez dijo que “PISA es un organismo económico, no educativo, que sólo coloca indicadores en base a financiamientos y préstamos en contra de las familias pobres de los países subdesarrollados”.

“Como vas a evaluar un niño o de las comunidades indígenas en conocimiento digital y tecnología, cuando no tienen resuelto el problema de falta de maestros en las aulas y condiciones físicas en las escuelas, no se corresponde con el modelo de evaluación de PISA”, puntualizó.

Mientras que Juan Arancibia, consultor de la Internacional de la Educación dijo que la evaluación a los estudiantes (PISA) compara lo incomparable y extrae juicios y conclusiones a partir de los resultados de su aplicación, sobre la situación educativa de los países y las políticas a seguir.

“Otro punto importante a destacar de las evaluaciones es el relativo a los resultados comparativos entre educación pública y privada, tendencialmente y por razones socioeconómicas, los resultados de los estudiantes de instituciones privadas son mejores que lo de las públicas y esto es otra contribución al desprestigio de los centros educativos que pertenecen a los Estados”, sostuvo Arancibia

Fátima Da Silva, vicepresidenta del Comité Regional de la (IE) dijo que las pruebas de medición deben ser diagnósticas, no con un sentido de culpar a los maestros de sus resultados para justificar la poca voluntad de los gobiernos de invertir en políticas públicas.

“El proceso debe ser diagnóstico, no de culpabilizar a los maestros y de esa manera y justificar incrementos de lucros que no ayudan en el proceso educativo”, agregó.

De igual manera José Olivera, vicepresidente de la Federación Nacional de Profesores de la Enseñanza Secundaria (FENAPES) de Uruguay dijo que está de acuerdo con la evaluación pero apegada al proceso pedagógico.

“Nosotros sí somos amigos de la evaluación que tiene que ver con el proceso pedagógico, esas que han tenido la oportunidad de mejorar en la educación”, aseveró.

El presidente nacional del Colegio de Profesores de Chile, Mario Aguilar Arévalo rechazó de plano la estandarización en la educación por organismos instigadores en contra de los estudiantes, profesores y de las familias, con un concepto individualista sin pensar en el trabajo en equipo.

“Es un estándar con objetivos muy lejos de la realidad que atentan contra el currículo docente. Las escuelas son amenazadas con el cierre si no se cumplen con estos objetivos”.

Por lo tanto, Arévalo sostiene que Chile y todos los países de América Latina deben trabajar para que estos organismos económicos salgan de los países subdesarrollados, y evitar que sigan lucrándose en nombre la educación.

De igual manera se refirió al tema de la evaluación PISA, Luis Alberto Grubert Ibarra, presidente de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, quien acusó a los empresarios de intervenir en la educación que la consideran un mercado donde quieren tomar parte en el suministro de los alimentos, de los uniformes, del transporte, de los libros, de los equipos tecnológicos, entre otros.

“Quieren cerrar la mente de los estudiantes, contratando personal no calificado que no saben de pedagogía lo que crea dificultad en la enseñanza-aprendizaje, por lo que los exhorto a todos los docentes de América Latina a unirse para exigir a los Estados que cumplan su rol en el sentido de que la educación es para cambiar a las personas en la colectividad y para cambiar el mundo” Subrayó Grubert.

Los dirigentes exponentes educativos expresaron sus consideraciones al participar en el “Taller sobre Legislación Educativa Comparada y Experiencias de Reformas Educativas en América Latina” auspiciado por la Cámara de Diputados, la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y la Internacional de la Educación (IE), celebrado en un hotel de esta capital, con la participación de personalidades del ámbito educativo, diputados, senadores, y todos los organismo que conforman el gremio magisterial como son el Comité Ejecutivo Nacional, Tribunal Disciplinario, Consejo de Comisarios y los 155 presidentes de las seccionales, al igual que los expresidentes de la organización.

Compartir