Inicio Opiniones Presidente electo, su hombre en la PGR es Alejandro Vargas

Presidente electo, su hombre en la PGR es Alejandro Vargas

Por Luis Brito

El juez José Alejandro Vargas tiene una historia, misma que ha caminado por todos los tribunales del país y otros confines, siendo tema de debates, análisis y ponderaciones por parte de todos los actores del sistema judicial dominicano. Los elogios a su accionar en el estrado alcanzan para hacer varias montañas.

La sociedad lo ve y lo conoce como un juez recto, indoblegable, honesto y pulcro.

Y otra cosa más lo enaltece: En plenas audiencias hace algo muy bueno, para mi fabuloso, y es que funge de orientador y consejero en los casos donde él entiende que al parecer ha fallado la crianza o la necesaria formación familiar. No solo quiere dar un ejemplo en sus sentencias, también persigue que futuros males puedan evitarse con un buen consejo.

Sus decisiones como un hacedor de justicia marcan un referente, estableciendo parámetros que hacen ver que no todo está perdido en el deficiente y muy cuestionado sistema judicial dominicano.

Lo conocí a distancia, antes de asumir el rol de magistrado, como comentarista de los temas nacionales en un programa televisivo que se producía en un canal que se origina en el municipio Santo Domingo Este.

Allí vía, a través de la pantalla, al ciudadano preocupado porque la sociedad pudiera superar esos lastres que han constituido una retranca  permanente, con altas y bajas, en aspectos que son vitales para alcanzar el desarrollo, crecimiento e institucionalidad que requiere un país que aspire a una convivencia decente, pacífica y en armonía.

No tiene mucho sentido abundar sobre las ponderaciones que se puedan hacer de Alejandro Vargas, pues partiendo de la sabia frase de que “los hechos hablan más que las palabras”, todo cuando se pueda decir de este singular juez básicamente estaría sobrando.

Es probable que el presidente electo, Luis Abinader, lo haya pensado como eventual procurador general de la República, así como de seguro lo ha hecho con otros potenciales candidatos.

Esos otros que suenan y son propuestos para dirigir la PGR pueden ser buenos para el cargo, y a conciencia sé que los son, pero Alejandro Vargas es el llamado a no fallar desde esa posición más que estratégica para la persecución del crimen, la corrupción, la impunidad y toda acción punible.

Desde el Ministerio Público, hoy más que nunca, se requiere jugar un rol extraordinario, en una etapa donde la justicia casi llega a su punto de quiebre, que no acepta más deterioro e inmoralidades, poniéndonos en una coyuntura y circunstancia donde la sociedad necesita a un verdadero representante en los tribunales.

Así como salen a encuestar durante una campaña sobre las preferencias electorales, si Luis Abinader me preguntara a quién preferiría que él designe como procurador general de la República, mi respuesta sería tan rápida como fue su triunfo en primera vuelta, y le diría: Su hombre en ese despacho del Centro de los Héroes es José Alejandro Vargas.

La suerte, no de los postulantes sino del país, está echada.

Compartir