Inicio Opiniones Este gobierno concluye con un triste epitafio

Este gobierno concluye con un triste epitafio

Por Ramón Núñez Ramírez

Este gobierno puede mostrar algunas realizaciones, como el 911, la tanda extendida, los centros CAID, construcciones, pero sin embargo palidecen ante la corrupción generalizada, los daños inferidos a la institucionalidad democrática y la destrucción de uno de los legados de Juan Bosch: el PLD

El proyecto político-empresarial de Danilo Medina tenia vocación de largo plazo y para ello era necesario eliminar políticamente al líder del partido, por ese objetivo desde septiembre de 2012 el Ministro de Economía sobredimensiono la magnitud del déficit fiscal, patrocinaron protestas frente a Funglode contra el Dr. Leonel Fernández y finalmente en 2015 trajeron al narcotraficante Quirino Castillo para que difamara al Expresidente en cuya gestión fue apresado y extraditado.

En 2015 Danilo Medina le pudo tumbar el pulso a Leonel Fernández e imponer una reforma constitucional  para reelegirse, aun su popularidad era elevada, pero en el segundo periodo estalla el escándalo de los sobornos de Odebretch; apresan a su asesor Joao Santana y se revela que el depto. de sobornos operaba en RD. El Procurador, Jean Alain Rodríguez, cual títere preparó un expediente Odebretch que dejaba limpia la gestión de su jefe.

Afortunadamente el país  descubrió, por fuentes externas, que hubo sobornos por un monto cercano a los US$32 millones para Punta Catalina  e incluso se conocieron los “codenames”, es decir los “alias” de los que recibieron, pero el país apenas conoció los nombres de tres beneficiarios: Andy Dauhajre, José Manuel Guzmán Ibarra y José Salcedo libre, pero los nombres de los mayores receptores pudieron mantenerlos ocultos hasta ahora.

El nepotismo ha sido una marca de fábrica del gobierno de Danilo Medina con familiares y vinculados en posiciones públicas con elevados salarios o suplidores multimillonarios. También este gobierno, para lograr el objetivo de perpetuar la entente política-empresarial, compró  conciencias, la mayoría sobrevaluadas, y crearon una extensa red mediática de “bocinas”, algunos de los cuales exhiben fortunas exorbitantes que no es posible obtener en la comunicación.

Danilo Medina intentó comprar otra reforma constitucional pero el movimiento de masas iniciado por Leonel Fernández y  Luis Abinador más la llamada telefónica del Secretario de Estado de los EU, Mike Pompeo, abortaron esos propósitos y se puso en ejecución el plan B, consistente en traicionar a los precandidatos con mejores posibilidades, como Reinaldo Pared y Domínguez Brito, y sacarse de la manga al más inepto para enfrentarlo a Leonel Fernández y fue seleccionado porque era el único dentro del PLD que le garantizaba impunidad.

Miles de millones de pesos para las primarias y la realización de un fraude múltiple, con la complicidad de la JCE, y apenas lograron 23 mil votos por encima de Leonel Fernández, a partir de lo cual quedo sellado el futuro del PLD, pues los enemigos internos, los resentidos del éxito político e intelectual de Leonel Fernández, erraron en sus cálculos y estimaron que no saldría de la organización o que lo haría  sin posibilidad de construir una plataforma política.

Cuando la conducta de un Presidente es guiada por el resentimiento, la avaricia y el afán de perpetuarse, sus acciones se vuelven irracionales, la prepotencia y el despotismo sustituyen las falsas posturas de sencillez; simplemente perdió el sentido de la realidad y el olfato político y no comprendió que estaba llevando al PLD a su derrota más vergonzosa.

El domingo culmina un  gobierno marcado por la corrupción, la prepotencia, la intolerancia y el epitafio que sintetiza la principal característica de esa gestión es. “Aquí yace un gobierno que creó una estructura mafiosa de funcionarios, familiares y empresarios, pero el voto popular los expulso del poder”.

Compartir