Inicio Opiniones Sus hechos, huellas indeleibles

Sus hechos, huellas indeleibles

Por Felipe Castro

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis (Mateo 7:15-20).
La cita de este versículo, lapidario por demás, es a propósito de la voluntad colectiva nacional que aspira que en el país se produzcan procesos verdaderos de cambios, afín de recuperar la institucionalidad profundamente menguada por causa de autoridades irresponsables.

Alcanzar el Cambio, no es una voluntad ni un deseo, es una meta, que para lograrla tiene que ser con actores que en sus funciones públicas hayan tenido notas sobresalientes. Desgraciadamente las sociedades siempre suelen tener para lo bueno memoria extremadamente cortas a la hora de escrutar a sus ciudadanos.

El anuncio hecho por el Senado de la Republica, sobre la escogencia de la Junta Central Electoral, en un periodo no mayor de dos meses, abrió los debates en torno a los perfiles que deben tener los miembros que integraran esa institución, los cuales han sido centrando injustamente solo en un perfil de independencia; que para su escogencia no deben tener vínculos con partidos políticos.

La creencia de que la intendencia de la persona es por el hecho de no pertenecer a ningún partido político es un sofisma o noble mediocridad; la independencia es más que eso. Ser independiente en el ejercicio de una función pública, es ser parcial con los preceptos mandatorios de la constitución y las leyes, y de no poder serlo tener la entereza ética y moral de renunciar a la posición que no puede desempeñar.

La sociedad no puede darle de lado, a sus recursos humanos que tengan una hoja de vida, en sus funciones publica probada y honorable, menos en tiempo como los actuales, que el paradigma por excelencia, es el pragmatismo y los anti valores; que al imparcial hay que buscarlo con la Linterna de Diógenes bajo el destello de un Sol radiante.

Al Dr. Eddy Olivares, no tiene Diógenes que buscarlo con su linterna bajo la Luz del Sol, para ser miembro de la junta Central Electoral, la sociedad lo tiene en sus senos, porque le aporto resultados positivos cuando fue procurador fiscal de la Provincia de Santo Domingo, cuyo ejercicio dignifico esa importante institución, en esa gestión a pasar de pertenecer al partido gobernante de la época, no hubo abuso de poder, no hubo denegación de justicia, ni se destapo escandalo alguno, es decir que con su ejercicio de fiscal, gano la sociedad.

La entereza ética por el respeto a la institucionalidad del Dr. Eddy Olivares, se desbordo cuando fungió como miembro titular de la Junta Central Electoral de Roberto Rosario, que evidentemente era de Danilo Medina que lo compraba todo a fuerza de dinero y privilegios, y a quien no compraba lo amedrentaba, pero la fuerza ética y moral del magistrado Olivares, no le permitió acomodarse al poder, como lo hicieron otros miembros de esa junta y otros del Tribunal Superior Electoral que sus funciones las pusieron al servicio del poder corrompido para destruir el sistema de partidos políticos y el magistrado Eddy Olivares a contra corriente se constituyó en centurión en defensa de las leyes y la constitución para Beneficio de los intereses de la sociedad.

Los hechos de Eddy Olivares, en las funciones desempeñadas en la fiscalía de la Provincia de Santo Domingo y como miembro titular de la Junta Central Electoral, son huellas indelebles, (no lisonjas) que les otorgan el derecho de ser miembro del pleno de la Junta Central Electoral.

Si él, se lo propone; la Sociedad debe pedirlo a todo pulmón.¡Cuídense de las Ovejas disfrazadas de Lobos!

La independencia es relativa; 1-¿Acaso Julio Cesar Castaño Guzman, Carmen Imbert Brugal y Roberto Paladín Selin, pertenecen a algún partido político? 2-¿Son independiente? Y 3-Evaluen sus pasos por JCE, ¿Del 1 al 10 cuantos puntos les dan?

Felipecastro23@hotmail.com

Compartir