Estudiantes protestan en Barcelona contra la condena al rapero Pablo Hasél

Piden que las autoridades universitarias se posicionen a favor de la libertad de expresión en el conflicto social generado por el encarcelamiento del artista catalán.

Algo más medio centenar de estudiantes se han concentrado en la mañana de este viernes en la plaza Universitat de Barcelona para protestar contra el encarcelamiento de Pablo Hasél y en rechazo a las detenciones efectuadas por la Policía durante las manifestaciones celebradas en la capital catalana, convertida desde hace cuatro días en epicentro de la contestación social generada por la condena al rapero.

Los estudiantes exigen a las universidades que se posicionen en esta polémica a favor de la libertad de expresión, un derecho fundamental que un sector de la sociedad considera gravemente vulnerado en la sentencia judicial a Hasél, que actualmente cumple 9 meses de prisión por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a las instituciones del Estado, por el contenido de varios tuits y algunas de sus canciones.

Una de las pancartas que portan los estudiantes, en la que puede leerse ‘Rectores, cómplices. Lo pagaréis caro’, resulta explícita en este sentido.

Tensión creciente

La detención y encarcelamiento de Pablo Hasél ha desatado una tormenta social y política en España, que se ha traducido en tres jornadas consecutivas de protestas y disturbios en varios puntos del país.

La respuesta policial articulada desde las autoridades para reprimir a los manifestantes está contribuyendo, además, a incrementar la tensión, ya que se han registrado episodios de violencia aparentemente injustificada contra algunos manifestantes, a través de grabaciones que se han vuelto virales en las redes sociales.

En la tarde del martes, una joven manifestante fue alcanzada en la cara por una pelota de goma, presumiblemente disparada desde las filas policiales, y terminó perdiendo el ojo.

Hasta ahora se han registrado más de 60 detenciones desde que estallaron los disturbios.

Hasél fue detenido el martes por la mañana en la Universidad en Lleida, su ciudad natal, donde se había atrincherado con simpatizantes para evitar su arresto.

Tras su ingreso en prisión, este mismo jueves se ha confirmado una nueva sentencia contra Pablo Hasél, que le castiga con dos años y medio de prisión por amenazar a un testigo en el juicio contra unos guardias urbanos y le condena por los delitos de obstrucción a la justicia y amenazas.

Esta nueva pena de cárcel, que aún puede recurrirse ante el Tribunal Supremo, se podría sumar a los nueve meses de privación de libertad que ya está cumpliendo.

RT

Compartir