Familiares de Keishla Rodríguez reaccionan al arresto del boxeador Félix Verdejo “Él no es un diamante”

“Él no es un diamante, el diamante era mi hija”, expresó a gritos y entre sollozos Keila Ortiz Rivera, madre de Keishla Rodríguez, la joven desaparecida el pasado jueves y encontrada muerta el sábado en la laguna San José en San Juan.

“Abusadores los dos, van a pagar por ello, los dos”, añadió en varias ocasiones la madre, al referirse al boxeador Félix “El Diamante” Verdejo y a su esposa Eliz Marie Santiago Sierra, varios minutos después de que el púgil se entregara a las autoridades por cargos relacionados a la muerte de la joven de 27 años.
Ortiz Rivera, quien llegó con el mismo traje que se le vio a su hija en algunas fotos, hizo las expresiones cerca de las 8:30 de la noche, mientras era abrazada por uno de sus hijos. Portaba en sus manos una imagen de su hija, la misma que circuló en todas las redes sociales tan pronto se dio cuenta a las autoridades de su desaparición
Al lugar llegó el padre de Keishla, José Antonio Rodríguez, así como otros familiares y amigos.

Momentos desgarradores

“Mi hija y mi nieto, eso no se hace bendito”, expresó Ortiz Rivera, quien fue abrazada por Antonio López Figueroa, comisionado del Negociado de la Policía y quien le indicó que habían trabajado con la investigación como le habían prometido. Hasta ahora, lo que ha trascendido es que Keishla tendría un mes de embarazo y el padre sería Verdejo.

Otros agentes también se confundieron en abrazos con Ortiz Rivera y los hermanos de Keishla.

“Les agradezco su diligencia con nosotros”, dijo el padre de Keishla, al salir de la fiscalía federal, mientras el público arremolinado a las afueras del lugar aplaudía y los automovilistas sonaban sus bocinas en solidaridad con la familia.

Antes de abandonar el área, Rodríguez también agradeció a la prensa y dijo a todos los presentes que los esperaba en el sepelio de su hija.

Compartir