Denuncian negligencia médica Hospital Jaime Mota de Barahona

Barahona.- Un recién nacido falleció este lunes en el Hospital Regional Jaime Mota de esta ciudad, tras ingerir heces fecales como consecuencia de mala práctica en el proceso de parto de su madre.

La información la ofreció la señora Carolina Segura Castillo, madre de la joven Yandri Chariela Heredia Segura, de 20 años, quien denunció que su hija fue víctima de la dejadez en un parto que costó la vida a su nieto.

“Le mataron la ilusión a mi hija… no es la primera vez que cosas así ocurren. Supe que aquí hay enfermeras, camilleros, personal de la seguridad y algunos médicos que reciben incentivos funerarios por gestionar compras de cajas cuando muere un paciente de este hospital y los familiares andan desesperados”, declaró.

Hace seis años falleció Mateo Reyes, un ex jugador de béisbol amateur de 50 años de edad, oriundo del Batey 6, quien fue llevado un viernes al Hospital Jaime Mota con un dolor en el lado derecho del bajo vientre con características de apendicitis, lo dejaron postrado en cama tres días revolcándose en sus propios quejidos, sólo suministrándole acetamimofén y ya el lunes al mediodía había fallecido por peritonitis y nadie se hizo responsable de esa muerte.

Frente a lo ocurrido con su nieto, Segura Castillo insistió en que algo raro hay. “En el Hospital Jaime Mota de aquí de Barahona no hay conciencia y hay algunos de sus servidores que si te pueden dejar morir para ellos es como comerse un pastelito… parece que se le paga bien por dejar morir a la gente”.

Dijo que su hija fue llevada con dolores de parto el primero de junio a las 10:00 de la noche, la ubicaron en una sala, las enfermeras pasaban y no le prestaba atención.

Reveló que la inconsciencia humana llegó al colmo cuando su hija botó el líquido amniótico, una enfermera que pasaba por su lado observó lo ocurrido y no fue capaz de llamar a un médico.

“… Lo peor llegó el día 2 de junio cuando en medio de todo ese sufrimiento a mi hija la querían obligar a dar a luz normal, pero por el descuido en el servicio la criatura que antes estaba viva y viable, ingirió heces fecales que afectó su salud hasta causarle la muerte”, sostuvo.

Explicó que pese a haberse cometido ese atropello y lesión contra su hija, pasaron tres días sin que médico alguno o enfermera ayudara a sacar las heces del organismo del recién nacido hasta que llegó la pediatra asignada para los fines de semana quien muy gentilmente hizo el trabajo que debía realizar el personal de servicio tres días antes.

“Ese descuido, esa práctica hospitalaria con alguna de su gente sin conciencia es la que impera en el Hospital Jaime Mota en Barahona y nunca nadie se ha atrevido a denunciarla. Aquí hay algunos médicos sin vocación de servicio, pero lo peor está en el personal de asistencia”, aseguró.

Algunos usuarios consultados aseguran que de nada vale que el Estado haya remodelado el centro de salud, si su personal no cambia su forma de tratar a las personas que van en busca de sus servicios.

Llamó a las autoridades de Salud y al Ministerio Público a que investiguen al personal del Hospital Jaime Mota, donde con cierta frecuencia se producen muertes de personas que acuden a buscar atenciones y lo que encuentran es “personas capaces de hacer lo peor”.

Compartir