Revelan jet Helidosa transportó médico ligan magnicidio

Santo Domingo.- Una nueva historia del periódico El Tiempo de Colombia señala que la aeronave que transportó al médico Emmanuel Sanon, señalado de ser uno de los autores intelectuales del magnicidio de Jovenel Moïse, y a otros implicado en el asesinato del mandatario es propiedad de Gonzalo Castillo.

A continuación, la historia de El Tiempo:

Los más recientes itinerarios que cumplió un lujoso jet privado, de matrícula HI-949, se convirtieron en una de las pistas clave, en manos del FBI, sobre el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, el pasado 7 de julio.
Una foto, que EL TIEMPO revela en exclusiva, muestra al médico haitiano Christian Emmanuel Sanon, señalado de ser uno de los autores intelectuales del magnicidio, en las escalinatas de la aeronave, avaluada en 1,2 millones de dólares, y operada por Helidosa S.A.

Se trata de una firma de aviación vinculada al excandidato a la presidencia de República Dominicana, Gonzalo Castillo.

Al lado de Sanon, hoy preso por el crimen de Moïse, está un colombiano al que casi nadie le conoce el rostro: el exmilitar Arcángel Pretelt Ortiz. Y al otro lado, el ecuatoriano Walter Veintemilla.

Tal como lo reveló EL TIEMPO, Pretelt es un exmiembro del Ejército que asegura vivir en Estados Unidos por haber colaborado en un caso federal por narcotráfico contra un exmiembro de las exFarc.

Su nombre aparece en los documentos de la firma CTU Security LLC, con sede en Miami, junto con el venezolano Antonio Intriago, otro de los de la foto.

Desde CTU se articuló el reclutamiento y envío de los exmilitares colombianos que terminaron involucrados en la tortura y crimen del Presidente; y en el intento de asesinato de la Primera Dama.

Los de la foto –Sanon, Veintemilla, Intriago y Pretelt– se movieron hasta el aeropuerto La Isabela, de Santo Domingo, para afinar la contratación del comando.

La Policía de Haití reveló, a mitad de semana, otras imágenes en un lujoso hotel de Santo Domingo, en donde se reunieron el médico Christian Sanon, el evenezolano Intriago y el exsenador John Joel Joseph.

A la reunión también asistieron el enlace haitiano-estadounidense James Solages (Capturado); el alcalde Marky Kessa y Veintemilla.

El ecuatoriano Veintemilla ha cobrado relevancia en la investigación, en la que participan la Dirección Nacional de Inteligencia de Colombia, (DNI), la Policía e Interpol Colombia, con sus cabezas en terreno.

Al quiteño se le atribuye haber movido parte de los fondos del plan criminal. Desde su empresa Worldwide Capital Lending Group salió dinero para que viajara parte del contingente de exmilitares, en junio pasado.

Uno de los receptores es el capitán (r.) Germán Rivera García, quien mantenía contacto con CTU y quien, el día del asalto, coordinó el anillo de seguridad para que ingresan los hombres que terminaron aniquilando al Presidente.

EL TIEMPO tuvo acceso a un audio en el que un informante le entregó a un agente de inteligencia de República Dominicana datos de la contratación de los vehículos usados y de los hombres que entraron a la habitación de Moïse a matarlo.

Según el informante, la noche del magnicidio alguien importante de la Policía llamó a la residencia presidencial para que dejaran pasar a los colombianos. Por eso, la puerta de seguridad estaba abierta, no hubo intercambio de disparos y fue fácil reducir y esposar a la guardia.

En francés, la fuente le dijo al agente dominicano que quienes mataron a Moïse fueron policías haitianos. Y la prueba es que le sacaron el ojo izquierdo.

“Es un ritual vudú, para que el muerto no te siga mirando desde el más allá”, explicó.

Y también dio pistas sobre uno de los fugitivos: Mario Antonio Palacios, un exsoldado del Chocó que sigue con vida. Dijo que él sí ingresó hasta la habitación del Presidente.

Y varios exmilitares presos han reiterado que a ellos les dijeron que iban a hacer efectiva una orden de captura contra Moïse. Solo al final les revelaron que iban a asesinarlo y a avanzar al Palacio para proteger a un nuevo mandatario.

De nuevo, el capitán Rivera y el sargento (r.) Duberney Capador aparecen como los únicos enterados del supuesto plan.

Además de las cuentas bancarias de Veintemilla, otras son chequeadas para saber quién irrigó los fondos para ejecutar el crimen. Buscan conexión con empresarios haitianos y con el señalado capo Rodolphe Jaar, alias Dodof, quien ya tiene orden de captura.

Se calcula que el plan criminal pudo haber costado más de 20 millones de dólares y el rastro del dinero puede llevar a los otros autores intelectuales.

Otro dato, hasta ahora desconocido, es que los tiquetes usados por varios de los implicados para viajar a República Dominicana y luego saltar a Haití, fueron gestionados a través de una reputada agencia de viajes.

Se trata de Ok Mundo Travel, ubicada en Doral, Florida y ajena al caso. Pero se espera que, a través de sus registros, se conozca quién los pagó y quiénes faltan en la trama.

Todo indica que desde Ecuador se coordinó parte del desembarco de exmilitares, a través de Dimitri Hérard, jefe de seguridad del Palacio, hoy también preso por el magnicidio.

Hérard, entrenado en una academia militar de Quito (la Eloy Alfaro), en 2013, se negó esta semana a declarar ante la Fiscalía cómo fue que al Presidente lo torturaron, le sacaron el ojo izquierdo y lo acribillaron, sin que sus guardaespaldas sufrieran un solo rasguño.

Tampoco ha explicado sus asiduos viajes a Ecuador, con seis escalas en Bogotá, en donde se habría encontrado con Capador y Rivera.

Estados Unidos ya lo venía investigando por tráfico de armas, un dato que conocía el presidente Moïse desde mayo, cuando viajó con él a la posesión del presidente del Ecuador, Guillermo Lasso.

EL TIEMPO estableció que los investigadores tienen un audio en el que una mujer entrega más detalles clave sobre la relación del presidente con Hérard y el reclutamiento de exsoldados.

La mujer asegura que Hérard le dijo a Moïse que debían contratar a los colombianos para controlar a las bandas que ejecutan secuestros, asesinatos selectivos, saqueos y hasta violaciones de mujeres.

Sus cabecillas tienen acorralada a la pequeña élite haitiana, incluidas familias árabes que manejan parte de la economía y que están asentadas en el exclusivo barrio Pétion-Ville, donde vivía el Presidente.

“Los contratos de los mercenarios fueron con el gobierno”, dice la mujer. Y coincide en que habría miembros de la Policía involucrados.

Ahora, los exmilitares van a ser trasladados a las mismas cárceles donde están recluidos cabecillas de las bandas que supuestamente iban a combatir. Y algunos creen que allí los pueden van a empezar a matar.

Las autoridades haitianas no son las únicas que buscan al exmilitar colombiano Mario Antonio Palacios Palacios, uno de los 7 colombianos que permanecen fugitivos tras el magnicidio del presidente Jovenel Moïse. Agencias externas también tratan de localizarlo porque lo consideran pieza clave dentro de la trama.

El exsoldado nacido en Quibdó (Chocó), habría sido uno de los que alcanzó a ingresar a la residencia del mandatario. Su familia ha dicho que es un trabajador, miembro de una iglesia cristiana. EL TIEMPO supo que ya estableció contacto con un tercero y que dijo que teme por su vida.

Los exmilitares implicados en el crimen del presidente de Haití, Jovenel Moïse, complentan 10 días presos en la sede de la Policía Nacional, incomunicados y sin que el consulado los haya podido visitar para prestarles apoyo.

De hecho, nadie sabe en qué condiciones se encuentran y, según fuentes federales, algunos habrían sido torturados, para que admitieran su participación en el crimen.

Compartir