Tormenta Fred deja muchos estragos en pocas horas

Santo Domingo.- Unas pocas horas de llu­vias bastaron para que la tormenta Fred causara es­tragos en el país, pese a que el fenómeno atmosfé­rico perdió intensidad a su paso ayer por el territorio nacional.

Inundaciones urbanas, daños a acueductos y el ten­dido eléctrico y caos en el tránsito provocaron las in­tensas lluvias y vientos del fenómeno atmosférico.

La mayoría de las empre­sas públicas y privadas li­mitaron sus actividades a media jornada laboral y des­pacharon a los empleados a sus casas.

Por lo menos 33 circuitos eléctricos afectados, 26 siste­mas de acueductos fuera de servicio, una carretera afec­tada, árboles derribados, el cierre de las operaciones de dos aeropuertos, vías anega­das y barrios inundados, son parte de los daños dejados en el país por el paso de la tormenta tropical Fred.

La vía bloqueada es la ca­rretera Piedra Blanca-Mai­món, a causa de un alud que cubrió uno de sus tramos de forma total, mientras que en Monte Plata nueve personas fueron albergadas en la es­cuela Justo Brea, ubicada en el municipio Peralvillo.

Las informaciones fueron dadas a conocer por el direc­tor del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), Juan Manuel Méndez, quien ex­plicó que dos aeropuertos de­bieron cerrar sus operaciones y los vuelos desviados a la ter­minal Punta Cana.

Explicó que con el daño a los 26 acueductos resultaron afectadas 580,186 familias. Sobre los daños que sufrieron los circuitos eléctricos, la Com­pañía de Electricidad del Sur (Edesur) reportó que 301,078 familias quedaron sin servicio.

El director del COE informó que esto representa el 32.67% de los clientes de Edesur, se­gún los datos facilitados por la empresa.

Detalló también que fru­to de la caída de árboles y es­combros en la capital, la Alcal­día del Distrito Nacional cerró y colocó vallas en la avenida George Washington, desde la avenida Máximo Gómez has­ta el puente flotante. Cerró el carril en sentido Sur de la ave­nida Abraham Lincoln en di­rección norte-sur, y un am­plio tramo de la avenida 30 de mayo, en ambos sentidos de la vía.

Mientras que en los barrios Villa Juana, ensanche La Fe, así como en Gascue y otros de esta capital, así como en vías como la avenida Luperón, Las Américas, en la Ravelo, Inde­pendencia y varias provincias, los fuertes vientos de Fred de­rribaron decenas de árboles que obstaculizaron el tránsito.

De igual forma impor­tantes tramos de las princi­pales avenidas de esta ciu­dad se convirtieron en ríos, lo cual trastornó el tránsito desde que iniciaron las pre­cipitaciones hasta pasadas las 8:00 de la noche.

El Gran Santo Domingo se vio inundado por las lluvias que la tormenta trajo consi­go. Los fuertes vientos hama­queaban los árboles, algunos cayeron sobre vehículos es­tacionados, y muchas ramas bloquearon las avenidas.

Las personas que no conta­ban con un transporte priva­do levantaron sus pantalones hasta las rodillas para llegar a casa “menos mojados”.

Las alertas

El COE mantiene bajo alerta a todo el país y las provincias en rojo son La Altagracia, La Ro­mana, El Gran Santo Domin­go, San Pedro de Macorís, El Seibo, San Cristóbal, Monse­ñor Nouel, San José de Ocoa, Hato Mayor, Azua, Pervia, Ba­rahona, Sánchez Ramírez y La Vega.

Mientras que emitió aler­ta amarilla para las provincias Duarte, Samaná, Monte Plata, Puerto Plata, Espaillat, Santia­go, San Juan, María Trinidad Sánchez, Elías Piña, Santiago Rodríguez, Valverde, Indepen­dencia, Bahoruco, Hermanas Mirabal, Montecristi, Dajabón y Pedernales.

Cañada.

Residentes de la calle Co­ronel Juan María Fernán­dez, en la entrada de La Yuca del sector Los Ríos, se mantuvieron a la espe­ra de que las autoridades fueran a su rescate, ya que una cañada bordea va­rias de las paredes de sus casas.

“Esta cañada se ha traga­do más de 10 personas, y en este callejón, cuando hay lluvias como esta, se inunda”, dijo Rhadamés, un residente que se en­contraba refugiado dentro de su hogar con su familia próximo a la cañada.

Prevención.

Los moradores mostraron al equipo de prensa de es­te periódico “paredes im­provisadas”, un tipo de tablas que utilizan para sellar las entradas y así dis­minuir un poco las inun­daciones dentro de sus ho­gares para que no se les mojen sus pertenencias.

“Nosotros esperamos que antes de que suceda al­go grave en esta comuni­dad el Gobierno venga en nuestro auxilio”, explica­ron los vecinos.

Compartir