OMS: La viruela de mono no es por el momento una emergencia sanitaria

Ginebra, Suiza.-  El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo este sábado que el brote de viruela del mono es una amenaza sanitaria muy preocupante pero por el momento no se trata de una emergencia de salud pública global.

“Por el momento la situación no constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional, que es el nivel más alto de alerta que la OMS puede emitir”

indicó Tedros Adhanom Ghebreyesus en un comunicado tras una reunión de expertos que se reunió para tratar el tema.

Se recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó el jueves a la vigilancia y la transparencia frente al inusual brote de viruela del mono en el mundo, que ya ha dejado más de 3.200 casos.

Frente a esta situación, la OMS reunió este jueves a expertos internacionales, para determinar si la situación constituye o no una “emergencia de salud pública de alcance internacional”, como ocurre con la pandemia de covid-19.

Desde mayo, se ha producido un recrudecimiento inhabitual de casos de viruela del mono fuera de los países de África central y de África del Oeste donde el virus suele circular. La región europea está en el centro de la propagación del virus.

Tedros explicó que hace algo más de seis semanas, la OMS fue informada de la detección de tres casos de viruela del mono en el Reino Unido, en personas que no habían viajado recientemente fuera del país.

Conocida en el ser humano desde 1970, la viruela del mono u “ortopoxvirosis simia” es una enfermedad considerada rara y menos peligrosa y contagiosa que la viruela, erradicada en 1980.

Sus síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor muscular y falta de energía. Luego aparecen erupciones en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies; lesiones, pústulas y, finalmente, costras. Suele curarse en unas tres semanas.

La OMS estima probable que haya muchos más casos de los declarados, y considera que el virus ya debía circular antes del brote actual –quizá desde 2017– sin que se hubiera detectado su transmisión.

Compartir