Juan Hubieres acusa al Intrant de incautar vehículos de manera abusiva

Hubieres dice que el Intrant ha decidido trabajar para un grupo y abusar de los más chiquitos

Santo Domingo.- El presidente de la Federación Nacional de Transporte la Nueva Opción (Fenatrano), Juan Hubieres, acusó de estafador específicamente al Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), por incautar vehículos a transportistas.

Hubieres dijo que el gobierno y el Intrant demuestran ser enemigos de personas dignas que se ganan la vida del transporte cada vez que le aplican multas de hasta RD$30,000 y le incautan sus vehículos por incurrir en infracciones leves, cuando es una violación a la Ley 63-17 y abuso de poder.

Citó como ejemplo de esos alegados atropellos el caso de Jesús Sánchez Mateo, quien según dijo es un hombre que se dedica a taxear y salió de su casa a transportar una clienta al Palacio de Justicia de Santo Domingo Este y cuando la dejaba en la avenida Charles de Gaulle, agentes del Intrant le incautaron su vehículo y lo multaron, a pesar de que, de acuerdo al dirigente de transporte, este explicó varias veces que no estaba conchando.

«Los abusos los están implementando también en la zona turística del este del país y otras partes en contra de los trabajadores del transporte y pasajeros. A lo que nadie hace caso y mejor le siguen dando con el látigo de multas millonarias y por demás los dejan sin instrumento para trabajar»; manifestó Hubieres.

«Los chóferes del transporte turístico han denunciado que la situación en la zona este es peor, porque el Intrant no está otorgando los permisos donde los autoriza a trabajar ese transporte y ante la desesperación los hombres y mujeres han tenido que operar en las calles sin la debida autorización, pues aquí no hay empleo y ellos deben llevar comida a sus hogares, pero esos no le importan al gobierno», agregó.

Afirmó que a diario se denuncian múltiples casos en medios de comunicación y redes, pero que el Intrant decidió trabajar sólo para un grupo y aplicar el abuso a los más chiquitos, mientras, el gobierno hace caso omiso.

Compartir